Cover image for An impartial witness
Title:
An impartial witness
ISBN:
9780792773184
Edition:
Unabridged.
Publication Information:
North Kingstown, R.I. : BBC Audiobooks America, p2010.
Physical Description:
9 sound discs (10 hr., 54 min.) : digital ; 4 3/4 in.
General Note:
Compact disc.

Sequel to: A duty to the dead.
Added Author:
Added Corporate Author:
Summary:
Tending to the soldiers in the trenches of France during the First World War, battlefield nurse Bess Crawford can't help but notice the photo of a young pilot's wife every time she tends to him. But then at the railway station, in a mob of troops leaving for the front, Bess glimpses a familiar face--the pilot's wife? Back in France, Bess sees a newspaper with a drawing of the woman's face on the front page, and is soon on the search for a devious and very dangerous killer.
Holds:

Available:*

Library
Material Type
Call Number
Item Available
Copies
Status
Searching...
Audiobook SCD FICTION TOD 9 DISCS 1 1
Searching...

On Order

Summary

Summary

Tending to the soldiers in the trenches of France during the First World War, battlefield nurse Bess Crawford can't help but notice the photo of a young pilot's wife every time she tends to him. But then at the railway station, in a mob of troops leaving for the front, Bess glimpses a familiar face-the pilot's wife? Back in France, Bess sees a newspaper with a drawing of the woman's face on the front page. She'd been murdered-the very day Bess saw her. Bess is soon on the search for a devious and very dangerous killer-a search that will put her own life in jeopardy.


Author Notes

Charles Todd is a pen name for Charles and Caroline Todd, a mother and son writing team. Caroline received a BA in English literature and history and a Masters in international relations. Charles received a BA in communication studies with an emphasis on business management, and a culinary arts degree. They have written numerous novels including Bess Crawford Mystery series and the Inspector Ian Rutledge Mystery series.

(Bowker Author Biography) Charles Todd is the author of three previous mysteries: "A Test of Wills," "Wings of Fire," & "Search the Dark"; with the publication of "Legacy of the Dead," Todd will be published hard/soft by Bantam Books.

(Publisher Provided)


Reviews 4

Publisher's Weekly Review

Set in the summer of 1917, Todd's excellent second mystery featuring British nurse Bess Crawford (after 2009's A Duty to the Dead) smoothly blends realistic characters with an intricate plot. When Bess accompanies Lt. Meriwether Evanson, a severe burn victim, from the Continent to England, she's surprised to spot the pilot's supposedly devoted wife, Marjorie, crying on another man's shoulder at a train station. After returning to saving lives under German fire in France, Bess is stunned to read in a newspaper that Marjorie has been stabbed to death in London. Soon after, the depressed lieutenant commits suicide by cutting his own throat. Unable to resist involving herself in the murder investigation, Bess seeks to identify Marjorie's unknown companion, the possible killer. In addition to supplying a challenging puzzle, Todd (a mother-son writing team) does a superb job of capturing the feel of the battlefield and the emotional toll taken on those waiting back home for a loved one's return. (Sept.) (c) Copyright PWxyz, LLC. All rights reserved


Booklist Review

In the second Bess Crawford novel (after A Duty to the Dead, 2009), the World War I battlefield nurse is escorting several injured soldiers back to England. Job done, Bess prepares to take a two-day leave, but, at the train station, she's startled to see the wife of one of her patients in a rather emotional situation with another man. Later, after Bess learns that Scotland Yard is very interested in locating the woman, she finds herself on the trail of a killer. Todd the pen name of a mother-and-son writing team turns in another winning performance with a smartly plotted, well-told mystery. The Crawford novels are a nice change of pace from the heavier Inspector Rutledge books, and fans of mysteries featuring strong, appealing heroines will certainly embrace this one. Highly recommendable, especially (but not exclusively) to fans of the author's previous books.--Pitt, David Copyright 2010 Booklist


New York Review of Books Review

V.I. Warshawski, the hard-headed sleuth in Sara Paretsky's series of crime novels, isn't afraid of a little violence, so you can count on her to get into a few good brawls in BODY WORK (Putnam, $26.95). Just don't expect this pugnacious Chicago private eye, who proudly refers to herself as "a street fighter," to walk away from any display of violence, including her own, without examining its root causes. Take the terrific scene early on when V.I. goes to the trendy Club Gouge, where she catches the act of a performance artist who calls herself the Body Artist, inviting the audience to paint what they will on her naked flesh. ("I'm your canvas, your - bare - canvas.") When a female patron's elaborate rendering of a woman's face engulfed in flames provokes a tattooed man to hurl himself at the stage, V.I. senses that this display of rage is more than some dumb guy's drunken outburst. And the soundness of her instincts is confirmed a few weeks later when the same female patron is shot in an alley behind the club and the tattooed man, who is arrested for the murder, proves to be a shell-shocked veteran of the war in Iraq. Paretsky goes in for dense and weighty (not to say bloated) plots, and this one is no exception. Club Gouge is a hotbed of activity, some of it (like the drug dealing and money laundering) criminal, some of it (like the Body Artist's lesbian affairs and the girlish antics of V.I.'s cousin Petra, who works at the club) not. And much of it is uneasily integrated into the story. Still, Paretsky is careful and conscientious, always giving good value, and even her subplots are loaded with provocative ideas. For sheer political heft, the role played by private security contractors in the Gulf wars is the weightiest topic, sensitively embodied in the back story of that stressed-out vet. But the questions that linger are raised by the Body Artist's erotically charged act. Love it or loathe it as art - and even V.I. is uncertain about that - it throws fuel on the old but ever-burning issue of how society perceives the female body and how those perceptions can inspire both contempt for and violence toward women. The split focus of AN IMPARTIAL WITNESS (Morrow/HarperCollins, $24.99), the second book in a new series of World War I mysteries by the mother and son who write as Charles Todd, offers an unsettling vision of the two faces of war - the military horrors of the battlefield and the domestic anguish of the home front. Todd confers this Janus-like perspective on Bess Crawford, the courageous British nurse who serves as a sleuth in these remarkable stories. Working in field hospitals in France, Bess provides firsthand witness to the carnage on the front lines, while her escort duties delivering wounded soldiers back to England allow her to gauge the terrible psychological toll the war has taken on their loved ones. Bess finds herself at the intersection of these worlds when she recognizes a distraught woman clinging to an officer at a London railway station as the wife of a severely burned pilot she has just transported to a hospital in the English countryside. When the pilot's wife is murdered, Bess does her duty and sends off a letter to Scotland Yard, but her own independent inquiries yield disturbing insights into the crushing emotional burden placed on the wives and sweethearts of men who go off to fight, men who expect their women to remain forever young, forever strong and, above all, forever faithful. Poor Dexter Morgan, how we love to see him squirm. Jeff Lindsay's charming serial killer, whose fan base soared when he got his own television show, is suffering a massive existential crisis - his worst one yet - in DEXTER IS DELICIOUS (Doubleday, $25.95). Besotted with the baby girl he has just fathered, devilish Dex is determined to give up his crusade to purge society (or at least greater Miami) of those evil monsters who manage to kill without being caught. But having renounced his compulsion to slice and dice and surrendering himself to the impulse to cud¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿


Library Journal Review

To help or not to help? That is the question. Todd's second Bess Crawford mystery (after a Duty to the Dead) opens as Bess arrives in London on approved leave from the battlefield of World War I France. At the train terminal Bess sees Marjorie Evanson, the wife of one of her severely burned patients, sobbing while clutching the arm of an officer who is not her husband. Weeks later Bess reads an advertisement asking for witnesses with information to the murder of Marjorie, which occurred shortly after Bess's sighting. Bess comes forward and begins her own investigation. She discovers that Marjorie led a secret life while her husband was away on the front lines and that someone was desperate enough to kill in order to protect it. Verdict Readers will enjoy Todd's plucky, determined sleuth and a thrilling mystery that proves murders on the home front don't stop just because there's a war. Recommended for historical mystery enthusiasts who like intrepid heroine investigators similar to Maisie Dobbs.-Susan O. Moritz, Montgomery Cty. P.L., MD (c) Copyright 2010. Library Journals LLC, a wholly owned subsidiary of Media Source, Inc. No redistribution permitted.